Ciudades Digitales Iberoamericanas

La factura electrónica en el contexto mundial

with one comment

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) describe cómo ha sido el proceso de adopción y evolución de la factura electrónica en otras regiones del mundo, qué beneficios aporta a los países y qué cambios espera que se produzcan en México, ahora que es obligatoria.


Hemos sido testigos de cómo durante la última década del siglo XX y este siglo XXI los cambios en la pirámide poblacional de los países y los cambios en los modelos económicos y comerciales -acompañados de la aparición y masificación de las nuevas tecnologías de la información y comunicaciones- han generado nuevos paradigmas y transformado no sólo la forma en que interactuamos como seres humanos, sino también las relaciones comerciales y la forma en que nos comunicamos con las representaciones públicas.

Sin duda, las administraciones tributarias del mundo no han sido ajenas a estos cambios. Por un lado, los países han emprendido modificaciones a los preceptos legales para tratar de adaptar los diferentes órdenes legales a esta nueva realidad; y por el otro, las administraciones tributarias han emprendido proyectos y programas específicos para promover el cumplimiento de las obligaciones fiscales, a través de esquemas que simplifiquen el acceso a la información y a los servicios tributarios, utilizando a las TIC como medio y herramientas fundamentales.

Organismos internacionales1 como la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), el International Tax Dialogue (ITD) o la Intra-European Organisation of Tax Administrations (IOTA), entre otros, han impulsado entre sus países miembros y no miembros el desarrollo de proyectos y programas para impulsar mayores niveles de eficiencia y eficacia en el cumplimiento voluntario de obligaciones fiscales a través del uso apropiado de la tecnología.

En México, a partir de las aprobadas por el Poder Legislativo en materia fiscal, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha instrumentado y articulado acciones concretas para implementar y fomentar el uso de los medios de comunicación electrónica para la prestación de los trámites y servicios tributarios. Este ha sido uno de los caminos para facilitar y reducir las cargas administrativas que conlleva al contribuyente, a los profesionales de la contaduría pública y carreras afines que coadyuvan con ellos, al cumplimiento de sus obligaciones fiscales para impulsar la reducción de brechas de evasión fiscal.

La evasión por prácticas de facturación es un fenómeno complicado de enfrentar debido a las distintas modalidades en que se presenta. En México, las modificaciones legales de los últimos años han intentado contener su crecimiento con resultados de avances parciales, pero la magnitud de la evasión no ha dejado de crecer.

Cabe señalar que las principales conductas de evasión fiscal identificadas se originan en los comprobantes fiscales emitidos en papel. Esto da lugar a deducciones soportadas con facturas apócrifas o provenientes de operaciones inexistentes, derivadas de la reproducción, falsificación y comercialización ilegal de ese tipo de comprobantes fiscales, lo cual erosiona de manera significativa la base gravable del impuesto y, en muchos casos, origina la solicitud de devoluciones indebidas de impuestos.

Esta situación se ha agudizado por diversas razones, entre las que destaca la insuficiencia de elementos de seguridad en los comprobantes fiscales emitidos en papel, la facilidad de poder acceder a instrumentos tecnológicos (escáner, impresoras, fotocopiadoras, etc.) para su reproducción y falsificación, así como la dificultad que tiene la autoridad para controlar y rastrear ese tipo de comprobantes.

Un reciente análisis2 realizado por el Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México indica que la evasión fiscal por el empleo de comprobantes apócrifos representó alrededor de 16 mil millones de pesos anuales en el periodo 2007 – 2009: 11 mil millones de pesos corresponden a Impuesto Sobre la Renta y cinco mil millones de pesos al Impuesto al Valor Agregado.
La estrategia en México

Las disposiciones fiscales en nuestro país han establecido distintos esquemas o formas permitidas para que los contribuyentes emitan comprobantes con efectos fiscales y con ello amparen la enajenación de bienes o servicios, resultado del desarrollo de su actividad económica y comercial.

Es a partir de 2004 cuando el proceso de comprobación fiscal se actualiza y somete a un proceso de mejora tecnológica. El 5 de enero de ese año comenzó la emisión de Comprobantes Fiscales Digitales o Facturas Electrónicas como una alternativa a la emisión de comprobantes en papel. La factura electrónica se establece como un medio electrónico mediante el cual los contribuyentes podían emitir opcionalmente sus comprobantes fiscales, teniendo la certeza de que éstos tendrían la misma validez que los comprobantes impresos en papel.

El elemento tecnológico que garantizaba la certidumbre jurídica (y de seguridad tecnológica) para utilizar comprobantes fiscales digitales era la Firma Electrónica Avanzada (Fiel) junto con los certificados de sello digital.

Otra de las decisiones importantes y de impacto para el futuro de la factura electrónica -previamente consensuado con la industria- fue la adopción de un estándar tecnológico abierto y de uso extendido para el intercambio de información como lo fue el uso del lenguaje XML (eXtensible Markup Languaje).

Estas prácticas fueron tomadas de esquemas que ya operaban en España y Chile. El objetivo era emplear “firmas electrónicas” para comprobar la autoría e integridad de los comprobantes digitales y aprovechar la implementación de un estándar abierto reconocido internacionalmente como es el XML.

 Qué beneficios aporta

Sin duda, la incorporación de la factura electrónica contribuyó a replantear y fortalecer los tramos de control y modelos de riesgo tributarios, a reducir las cargas administrativas inherentes al proceso y a generar una mayor seguridad jurídica tanto para quienes la emiten como para quienes la reciben. Todo esto dificulta la generación de comprobantes apócrifos que afectan a la economía formal, y disminuye los riesgos de fraude y evasión fiscal.

Al cierre de 2010, el crecimiento de facturas electrónicas emitidas respecto de 2009 fue de poco más del 200%.

El conjunto de mejoras realizadas con la factura electrónica presentaron los siguientes beneficios:
Beneficio Beneficiario
Se optimiza el ciclo comercial, administrativo y logístico Emisor y receptor
Reducción de cargas administrativas:
Reducción desde un 80% hasta un 85% de los costos de emisión y almacenamiento.
Registro y captura.
Elaboración de reportes.
Elaboración de declaraciones y reportes fiscales.
Cobranza.
Tesorería.
Cadena de suministro: empresa a empresa, empresa a cliente, empresa a gobierno.
 Emisor y receptor
Representa un elemento diferenciador en materia de competitividad: B2B, B2C, B2G. Emisor y receptor
Se elimina la posibilidad de ser sujeto de un fraude por recibir facturas apócrifas. Receptor

Adicionalmente y desde el origen de la factura electrónica en México, la industria del software contable-administrativo y de los sistemas para la Planeación de Recursos Empresariales (ERP) explotó esta área de oportunidad y ha integrado valores agregados en estos productos.

Una de estas características es la posibilidad de generar archivos que contengan facturas electrónicas bajo los estándares requeridos por el Servicio de Administración Tributaria, así como la integración automática de los mismos al flujo de toda la cadena de suministro y a los procesos contables y administrativos. Las compañías que ya operaban el esquema empresa a empresa (B2B) sin duda han alcanzado reducciones importantes en sus cargas administrativas.

También han surgido emprendedores que desarrollan un sinfín de soluciones “a la medida” para aquellos negocios que sólo requieren generar facturas electrónicas e interfaces en los sistemas que ya operan.
La factura electrónica en el mundo(3)

Tanto en América Latina como en Europa, la factura electrónica ha tomado un papel protagónico para fortalecer las reducciones de cargas administrativas, hacer más eficientes las relaciones empresa-cliente, empresa-empresa, empresa-gobierno y fortalecer los tramos de control y modelos de riesgo, y para reducir las brechas de evasión fiscal (gráfica 2).

 En América Latina, la implementación de la factura electrónica se ha convertido en una práctica y forma parte de las estrategias a seguir en las Administraciones Tributarias, como se observa en la siguiente tabla:
País Inicio de la factura electrónica Emisores a 2010 Facturas Electrónicas emitidas al 2010 Porcentaje aproximado de facturas electrónicas del total en 2010 Obligatoria o voluntaria
Argentina 2005   Obligatoria
Brasil 2004 464 mil 2,070 millones 80% Voluntaria
Chile 2003 21 mil 489 millones(a marzo de 2010) 33% Voluntaria
Colombia 2007 493 mil n/d n/d Voluntaria
Costa Rica 2007 400 n/d n/d Obligatoria
México 2004 222 mil 1,133 millones 41% Obligatoria
Guatemala 2007 98 n/d n/d Obligatoria
Ecuador Iniciando la implementación
Perú En proceso de análisis para posible implementación
Uruguay En proceso de análisis para posible implementación

En México, el objetivo es alcanzar alrededor de cuatro mil 500 millones de facturas electrónicas emitidas al cierre de 2012, lo que significará un crecimiento de casi 60% de las facturas que se emiten actualmente.

En resumen, la factura electrónica presenta las siguientes características en América Latina:
Tasas de crecimiento anuales entre 50 y 500%.
La factura electrónica está siendo empujada por el sector público.
El proceso se apoya en la participación de terceros.
Las estrategias de Brasil y México permiten auditar el proceso prácticamente en tiempo real, una estrategia que países europeos están considerando revisar e implementar.
La seguridad es un tema prioritario, por lo que se adoptan esquemas de firmas digitales.
En Norteamérica:
Tasas de crecimiento anuales entre 23 y 25%.
Proceso altamente focalizado en el emisor y consumidor.
El pago y la contratación como los principales impulsores.
Con preferencias para el intercambio empresa a empresa (B2B), que lo distingue de la estrategia empresa a cliente (B2C) que se practica más en América Latina y Europa.
En la región Asia/Pacífico y África:
Los líderes en la utilización son: Singapur, Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Kenia.
Se encuentran dando los primeros pasos en el proceso empresa a cliente (B2C).
En varios países hay ausencia de legislación para impulsar el esquema empresa a empresa (B2B).
El gobierno de India promueve el uso de la factura electrónica conjuntamente con el sector privado, tratando de imitar el proceso logrado en Europa.
La legislación de Rusia ya contempla la factura electrónica y están por arrancar el proceso.
Al igual que en Latinoamérica, la seguridad es un tema prioritario por lo que se adoptan esquemas de firmas digitales.
En Europa:

La factura electrónica ha tomado tal relevancia, que en julio de 2010 la Comisión Europea adoptó la directiva 2010/45/EU como un medio para reducir cargas administrativas y fomentar la competitividad de sus empresas. Por este concepto, la CE estima que en los siguientes seis años habrá una reducción de costos por casi 240 billones de euros, y concentrará sus esfuerzos en las pequeñas y medianas empresas.

Otro objetivo de esta iniciativa es integrar la factura electrónica dentro del proyecto de compras en línea de los gobiernos de la CE, lo que dará relevancia a las pequeñas y medianas empresas.

Una parte fundamental de este proceso es la directiva 1999/93/EC, que promueve a la firma electrónica como un medio seguro y es reconocida por toda la Comunidad Europea. También es importante no limitar su uso a servicios nacionales para así alcanzar los estándares de interoperabilidad necesarios.
Conclusiones

A partir de 2011, la factura electrónica en México pasa de ser optativa a obligatoria, con un objetivo primario: reducir las brechas de evasión que se generan principalmente por facturación apócrifa y, al mismo tiempo, impulsar la economía formal, la competitividad de las empresas y la industria de las tecnologías de información que giran alrededor del proceso.

Si se considera el desarrollo alcanzado por la factura electrónica en el mundo, durante el siguiente lustro podrían presentarse las siguientes tendencias:
Los gobiernos y mercados con factura electrónica evolucionarán los modelos empresa a consumidor (B2C) al modelo de empresa a empresa (B2B) y de empresa a gobierno (B2G).
Se producirán cambios en las legislaciones de los países para adoptar la factura electrónica.
Habrá un mayor acercamiento hacia modelos como los implementados en Brasil y México, para alcanzar esquemas de control y fiscalización casi en tiempo real.
Se impulsará la adopción de factura electrónica entre las pequeñas y medianas empresas.

Nota: Política Digital solicitó al Servicio de Administración Tributaria (SAT) la elaboración del presente artículo. Por este motivo, se publica sin la firma de algún autor en particular.

1 Para mayor información, ver: www.ocde.org; www.ciat.org; www.itdweb.org; www.iota-tax.org
2 Estudio disponible en http://www.sat.gob.mx/sitio_internet/transparencia/51_5281.html.
3 Fuentes: portales de las administraciones tributarias y ExPP (http://www.expp-summit.com)
 
Fuente: http://www.politicadigital.com.mx

Written by ciudadesdigitales

25 abril 2011 a 10:56 pm

Publicado en General

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Buen aporte y con buenos enlaces para que podamos entender el porqué de este cambio. La facturación electrónica beneficia a las empresas si atenemos a sus cuentas ya que se pueden ahorrar hasta el 80% de su factura. Mientras la factura de papel tiene un costo de 160 pesos la electrónica puede valer tan solo 24. A eso añádanle el tiempo que uno ahorra, lo que antes era una semana ahora se puede hacer en horas.
    Otroo beneficiario va a ser la población que verá como las empresas cumplirán con las obligaciones ante el erario público como hacen ellos también. Los impuestos se reinvertirán en la sociedad, generando más bienestar.
    Pero mientras unos ganan, otros tienen que perder. Las imprentas, al igual que otros negocios predigitales, tendrán que actualizarse o buscar nuevos nichos. Y otros que perderán son los que usaban facturas falsas para no solo evadir pagar impuestos sino además recibir dinero.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: